Minería de criptomonedas
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg Opinión — Bitcoin es una moneda virtual con una gran huella física en forma de grandes instalaciones que han surgido para minarla y consumen mucha energía. El tamaño de esta huella y su impacto en el medio ambiente se han convertido en una cuestión muy controvertida: Según BloombergNEF, el consumo de energía de la red este año ascenderá probablemente a la friolera de 91 teravatios-hora, más o menos el equivalente a Pakistán. El cofundador de Microsoft Corp. Bill Gates y el CEO de Tesla Inc., Elon Musk, han criticado a la industria por su adicción a la energía barata, que suele proceder de los combustibles fósiles. No está precisamente en sintonía con nuestros tiempos de cero emisiones.

La respuesta de los mineros de criptomonedas es que están cambiando cada vez más a fuentes de energía renovable y saliendo de países con mucho carbón, como China, que ha introducido una prohibición general de las criptomonedas. También dicen que le harán un favor al mundo fomentando nuevos parques solares y eólicos centrados en bitcoin.

PUBLICIDAD

Eso está muy bien en teoría, pero en la práctica hay un problema mucho más urgente que los mineros criptográficos deben enfrentar: una crisis energética mundial, en la cual las naciones luchan por los suministros limitados de gas natural para impulsar la recuperación posterior a la pandemia y recargar existencias agotadas antes del invierno. En un momento en que los países se señalan con el dedo entre sí y entran en pánico por las facturas de calefacción, ¿quién quiere una mina de bitcoin en su ciudad?

El problema no es sólo el impacto global de bitcoin, sino también cómo se siente a nivel local. Su red representa aproximadamente el 0,5% del consumo mundial de energía, lo que significa que los aficionados a las criptomonedas siempre pueden señalar que el sistema sufre un mayor desgaste. Sin embargo, al nivel de una red eléctrica local, en un momento en el que la oferta es baja y la demanda es alta, tener un comprador excesivo puede aumentar los costes para todos los demás. Los medios de comunicación sugieren que eso es lo que está ocurriendo en Kirguistán. La nación centroasiática está subiendo las tarifas eléctricas para los criptomineros (y otros sectores como la minería de oro) para tener en cuenta la “intensidad energética”.

La carga estimada para la comunidad de un minero de criptomonedas que llega al norte del estado de Nueva York fue recientemente objeto de un estudio académico del que es coautor Matteo Benetton, de la Escuela de Negocios Haas de Berkeley. Afirma que los beneficios estimados provenientes de mayor pago de impuestos y puestos de trabajo palidecen en comparación con los costos adicionales de energía, que suman un estimado anual de US$165 millones para las pequeñas empresas y US$79 millones para los individuos. El estudio utilizó los aumentos de los precios del bitcoin y las curvas de demanda de electricidad para estimar los costos adicionales implícitos. Si se amplían a escala nacional para Estados Unidos, alcanzan los US$1.000 millones.

PUBLICIDAD

Es posible que Estados Unidos esquive lo peor de la escasez de gas que se ha visto en otros lugares. Pero la diáspora de las criptomonedas no debería estar tranquila, dada la frustración que ya se ha manifestado. Colin Read, exalcalde de Plattsburgh (Nueva York), declaró a la CNBC en julio que dar la bienvenida a mineros de bitcoin durante su mandato había generado “un puñado” de puestos de trabajo, en contraste con la gran indignación de los residentes por el aumento de los precios de la electricidad. La ciudad estaba desviando entre el 10% y el 15% de su suministro a los mineros, poniendo presión sobre la red y todos los demás. En 2018, la ciudad aprobó una moratoria sobre nueva minería de criptomonedas durante un año.

Texas es un estado que ha pregonado la oportunidad económica de atraer a las empresas de criptominería, que a su vez están dispuestas a aprovechar la energía barata del estado. Pero ya hemos visto el impacto que la crisis invernal del año pasado tuvo en su frágil red, elevando los costes y provocando cortes. Esto dejó fuera de juego a muchas instalaciones de minería de criptomonedas. No está claro si el estado está preparado para acoger una nueva afluencia de exmineros chinos, o si la tendencia de las granjas de criptomonedas renovables que venden energía a la red será sostenible.

Nadie está sugiriendo que bitcoin sea la causa de la actual crisis de suministro global, al igual que los fondos de cobertura que comercian con productos básicos son los culpables de la escasez de gas.

Pero con un bitcoin cotizando a más de US$50,000 y los mineros en algunos casos reportando un margen del 67.5% y US$7,5 millones en ganancias trimestrales, tendrán pocos incentivos para desacelerar incluso si se encuentran expuestos al aumento de los precios de la energía. En otros lugares, el dolor está a la vista: los gigantes industriales europeos están cerrando plantas o reduciendo la producción, los proveedores de energía de Reino Unido van a la quiebra y los estadounidenses están siendo advertidos de un “precio de shock” para calentarse. Será un invierno frío para los cabilderos de la minería a este ritmo.