Evergrande
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg Opinión — El drama distópico de Corea del Sur “El juego del calamar” está a punto de convertirse en el mayor éxito de Netflix Inc. hasta la fecha. Indigentes y desesperados ingresan a un sangriento concurso en el que juegan una serie de juegos infantiles tradicionales con solo dos resultados: la muerte o un premio en efectivo de US$40 millones.

Una mezcla de “Los juegos del hambre” y “Parasite”, el programa ha dado en la tecla a nivel mundial. Si bien muchos lo ven como un ejercicio de lucha de clases, la grotesca historia resonará en la comunidad empresarial de China.

PUBLICIDAD

En el primer juego, una muñeca espeluznante de tamaño gigante ordena a los jugadores que corran cuando grita “luz verde”. Aquellos que no pueden quedarse quietos cuando ella grita “luz roja”, o aquellos que no pueden cruzar la línea de meta a tiempo, mueren.

Esto es a lo que están jugando los desarrolladores inmobiliarios de China en este momento. Escribí recientemente que la situación era como los juegos del hambre. Pero pensándolo bien, es realmente El juego del calamar.

Las llamadas " tres líneas rojas " que China formalizó el verano pasado estaban destinadas a poner límites a la deuda de los desarrolladores, dándoles líneas que no deberían cruzar. Fue un cambio radical para una industria que representa aproximadamente el 15% de la economía de la nación. Los edictos de las autoridades han sido tan absolutos que los desarrolladores ya no pueden beneficiarse de la construcción de bloques residenciales. Algunas ciudades adoptaron controles de precios. Las ventas de viviendas nuevas se han desplomado. Mientras tanto, los canales de financiación de los que dependían los promotores inmobiliarios, incluida la financiación de la cadena de suministro diario, prácticamente se han agotado.

PUBLICIDAD

China Evergrande Group, el segundo desarrollador más grande del país y con más de US$300.000 millones en deuda, está al borde de una quiebra. Country Garden Holdings Co., el mayor constructor de viviendas del país, se ha desplomado un 28% este año a solo US$ 22.000 millones de capitalización de mercado. En otras palabras, si usted es un desarrollador de propiedad privada, quédese quieto, la construcción de viviendas residenciales ya no es para usted. Se ha convertido en una industria en extinción.

Como los humanos, las empresas tienen instintos de supervivencia. Una empresa quiere poder pagar facturas y obtener beneficios. Y en esta era de las tres líneas rojas que las empresas no pueden cruzar, la única “luz verde” que los desarrolladores están obteniendo ahora es en el negocio de administración de propiedades. Los constructores ahora quieren convertirse en administradoras de edificios. Y los mejores jugadores no pueden diversificarse lo suficientemente rápido.

Vender casas nuevas no es lo correcto este verano, ahora que la “prosperidad común” del presidente Xi Jinping ha inculcado un despertar socialista requerido políticamente. Los precios más altos que los desarrolladores necesitan para ganar dinero se consideran una carga para la clase media y la principal razón que exacerba la disparidad de riqueza en China. La gestión de la propiedad, por otro lado, sigue siendo políticamente aceptable. Nadie en China se ha quejado del aumento de las tarifas de los servicios. Todavía.

PUBLICIDAD

Esto explica una avalancha de acuerdos de adquisición en el espacio de gestión y la falta de desarrollos de proyectos, ni siquiera a precios de liquidación. Country Garden ha estado haciéndose de servicios de manera activa, y Evergrande podría deshacerse pronto de su subsidiaria de administación para recoger el efectivo que tanto necesita.

Tienen un punto. En la primera mitad del año, las 12 compañías de administración de propiedades que cotizan en bolsa rastreadas por CLSA informaron un aumento del 70% en las ganancias básicas con respecto a los 12 meses anteriores. Country Garden Service Holdings Co, líder del mercado, ha subido un 15% este año. Operando a un nivel 36 veces superior a las ganancias de 2021, ahora cuenta con una capitalización de mercado más alta que la unidad central de desarrollo de su matriz, que está valorada en solo cuatro veces las ganancias.

Todo eso está bien por ahora. Pero “luz roja, luz verde” es solo el primero de los seis juegos del drama coreano. Habrá casos de tira y afloja más duros, alianzas intermitentes y traiciones melodramáticas. A medida que el drama se intensifica, el programa lanza una simple pregunta: “¿Quién eres tú?” Los conglomerados que cambian su naturaleza en medio de la actual crisis empresarial de China probablemente se estén preguntando lo mismo. ¿Están los responsables de formular políticas restableciendo el campo de juego para un futuro rentable y estable? ¿O simplemente están mirando, con crueldad maquiavélica, quién sobrevive y quién no?