Economía

¿Qué dijo el presidente Castillo en las reuniones con empresarios en EE.UU.?

Si bien los encuentros en Washington fueron fructíferos y positivos para brindar más confianza al empresariado, habría faltado aclarar los principales cuestionamientos al gobierno. Tres ejecutivos que estuvieron presentes nos brindan detalles.

Tiempo de lectura: 7 minutos

En Washington, Estados Unidos, el presidente del Perú Pedro Castillo asistió -junto a ministros y otros funcionarios de Estado- a dos eventos clave con diversos empresarios que invierten en el Perú y potenciales inversionistas que querían escuchar al mandatario para encontrar respuestas a las dudas que aún persisten sobre el nuevo gobierno, y trasladar sus preocupaciones principales.

La primera cita fue el domingo 19 de setiembre. El director ejecutivo de la Cámara de Comercio Americana del Perú (AmCham), Aldo Defilippi, precisa que a esta cena asistieron alrededor de 14 altos ejecutivos de las principales compañías que han invertido en el país, en su mayoría estadounidenses. Al día siguiente se realizó un almuerzo con un aproximado de 70 asistentes, con amplia presencia de ejecutivos de Latinoamérica.

Ver más: FMI ayudará al Perú a diseñar mayor tasa tributaria para la minería: Francke

En conversación con la agencia Andina, el ministro de Economía, Pedro Francke, consideró que en ambas reuniones el presidente Castillo “dio un mensaje claro de trabajo conjunto entre el Estado y la inversión privada”, y opinó que este fue bien recibido por los empresarios.

Tres ejecutivos presentes en dichos eventos coinciden en que hubo señales positivas, pero detallan a Bloomberg Línea los aspectos que estuvieron ausentes en su discurso y que aún no permiten tener mayor seguridad sobre lo que vendrá.

SIN MENCIONES A CUESTIONAMIENTOS ESPECÍFICOS

Luis Felipe Carrillo, presidente de General Electrics (GE) CALA (para Centroamérica y Latinoamérica), recuerda que en ambas reuniones el presidente Castillo brindó un discurso enfocado en la situación social peruana, y mostró preocupación por el progreso de las familias menos aventajadas.

El presidente comentó que a dos cuadras de Palacio de Gobierno hay gente que vive sobre tierra, que no tiene agua, desagüe, y luego de ese análisis de situación de pobreza pasó a hablar sobre corrupción y transparencia. Dijo que se necesita actuación más transparente de todas las partes involucradas. No juzgó a nadie, usaba estos términos de manera muy amplia”, detalla Carrillo.

Sin embargo, el ejecutivo critica que el presidente no hiciera ninguna mención específica a los cuestionamientos que trasladaron los empresarios; o que no abordara también los indicios de corrupción que rodean al partido Perú Libre, que lo llevó a la presidencia.

No dijo que va a pasar con el Banco Central de Reserva (BCR), con las instituciones que en la prensa se están cuestionando por sus nombramientos, y tampoco dijo nada sobre las preocupaciones del discurso político ambiguo entre Perú Libre, su gestión, y los ministros más cercano a Juntos Por el Perú”, señala.

Ver más: Principales productores de cobre lanzan elogios a líder izquierdista de Perú

Luis Rivera, presidente del directorio de la minera Goldfields, comenta que los empresarios le hicieron saber que se perciben muchas contradicciones entre los distintos voceros del gobierno, y que las mismas no ayudaban a la generación de confianza.

También hubo cuestionamiento sobre el nombramiento de personas de experiencia limitada o cuestionadas, y que no coincidían con el mensaje de confianza que busca transmitir”, agrega Rivera.

Aunque Defilippi reafirma que se le comentó al presidente Castillo la importancia de que el actual presidente del BCR, Julio Velarde, permanezca en el cargo, el empresario considera que tampoco era el espacio para que el mandatario dé una respuesta concreta al respecto, o sobre otros asuntos de mayor complejidad.

En una reunión como esta no era factible entrar a estos temas, como por ejemplo los cambios tributarios. El ministro de Economía sí mencionó y fue claro en decir que reconocía que los inversionistas y empresarios no podían permanecer mucho tiempo sin una claridad en este aspecto. Por lo tanto en los próximos días dijo que se van a dar a conocer los cambios en la normativa tributaria de forma tal que las expectativas no sigan siendo negativas”, comenta Defilippi.

Carrillo, de GE, remarca que ante la crítica de que se necesita más confianza desde el gobierno, Castillo ofreció un diálogo transparente hacia adelante. “Él parte de la premisa de que sus puertas están abiertas para juntarse con el empresariado y seguir viendo qué problemas hay que reparar”, añade.

Pero el ejecutivo no considera que estas señales brinden la certeza que el sector privado requiere en la actualidad.

Me parece que el presidente tiene la expectativa de que la confianza se genere a través de una política de puertas abiertas y de seguir conversando. ¿Será suficiente para el empresario? No lo creo. Se le trató de explicar varias veces desde distintos empresarios la importancia de generar señales múltiples, como que el ecosistema vaya en la dirección correcta, y en esos puntos él no hizo mayor comentario”, indica Carrillo. “Faltó en estas reuniones que haya un debate más franco sobre lo que está pasando en la política peruana”, anota.

Ver más: Inversores se centran más en política que economía en reuniones con Pedro Francke

En esa línea, un aspecto preocupante para Defilippi son las contradicciones en el gobierno peruano sobre Venezuela. Esto luego de que Guido Bellido, presidente del Consejo de Ministros del Perú, desautorizara al vicecanciller de la Nación después de que dijera que no se reconoce a una autoridad legítima en el país.

Nos ha preocupado las noticias de desautorizar al vicecanciller y al Canciller, y al final las críticas que se le formulan terminan siendo hacia el mismo presidente. Eso genera desconfianza. Por un lado se insiste en la confianza y por otro lado se dan estas circunstancias que preocupan”, menciona.

INVERSIÓN PRIVADA PARA EL CIERRE DE BRECHAS

Luis Rivera, presidente del directorio de la minera Goldfields, resalta que el presidente Castillo insistió que el éxito de la lucha contra la pobreza en el Perú tenía que hacerse de manera conjunta con las empresas privadas. “Entendía que esto solo se puede hacer si entre la empresa y el gobierno hay confianza. Dijimos que en la medida que su mensaje de respeto a la propiedad privada e impulso a las inversiones se cumpla en adelante, y se den señales reales de ejecución de los mensajes, esa confianza va a ir creciendo y se plasmarán las buenas voluntades”, indica.

En esa misma línea, Defilippi comenta que Castillo invitó a los empresarios a que apoyen en el cierre de brechas con inversión en el Perú, y dijo que su gobierno apoyará las inversiones transparentes que permitan lograrlo.

Me gustó mucho la frase sobre que ya las elecciones terminaron, que ya no estamos en campaña, y ahora tenemos que trabajar todos juntos: gobierno y empresarios. El propio presidente dijo que mantener las reglas de juego y respetar el Estado de derecho es su objetivo; pidió que el empresario deje de lado la desconfianza que se ha generado”, detalla Defilippi.

Sobre este punto, Carrillo considera que en general las reuniones son un buen primer paso hacia el mayor diálogo, pero el mensaje de insuficiencia en estas señales perdura.

Agradecemos muchísimo las intenciones de reunirnos en el futuro, que haya transparencia, y su preocupación real porque realmente a las empresas les vaya bien en el Perú, pero hay que pasar a un modo de ejecución con acciones que incluyen dar señales políticas y de nombramientos que van en sintonía con eso que queremos activar realmente”, explica el ejecutivo.

ASAMBLEA CONSTITUYENTE: ¿DIJO ALGO EL PRESIDENTE?

Según Carrillo, quien abordó de forma puntual las dudas sobre la Asamblea Constituyente que se buscaría impulsar fue el ministro de Economía, Pedro Francke, quien habría señalado que no está en la agenda vigente del gobierno. Del mismo modo lo recuerda Defilippi.

El ministro de Economía es el que quizás fue un poco más vocal sobre eso, probablemente porque siente que es una situación bastante incómoda para el empresario y que vale la pena precisar. No hubo un espacio directo como para hacerle preguntas al presidente Castillo sobre este tipo de aspectos. Todo fue muy declarativo, se dio en los términos del presidente y sus ministros, no hubo posibilidad de entrar al detalle de muchos de estos temas”, comenta Carrillo.

Defilippi anota que desde el empresariado trasladaron las dudas que existen alrededor de una Asamblea Constituyente y un cambio a la Constitución, y se advirtió cómo esto puede afectar de forma muy concreta el mensaje de impulso de inversiones que buscó dar el Ejecutivo durante el viaje.

Dijimos que impulsar la Asamblea significaba retrasar inversiones actuales o ahuyentar nuevas inversiones, que no era el momento de perder tiempo con eso. Estos son procesos muy largos, de hasta cuatro años. Se pueden hacer cambios por los canales que ya establece la propia constitución si se buscan mejoras. Evidentemente la preocupación mayor del empresariado es el capítulo económico”. explica.

Ver más: Avianca está quebrada y cambiará de manos, ¿Quiénes han sido sus dueños?

No obstante, Luis Rivera, de Goldfields, recuerda que luego de que el empresariado abordó preocupaciones por la Asamblea Constituyente durante la cena del domingo, Castillo dijo que ahora se tienen otras prioridades “como la pandemia, la corrupción y la mejora de las condiciones de vida de la población”.

Aunque los empresarios saludan y reconocen los gestos de confianza transmitidos en los eventos, ahora estarán atentos a acciones concretas que tome el gobierno; sobre todo, a nivel político.

Paola  Villar

Paola Villar S.

Periodista peruana especializada en economía y negocios. Fue coordinadora de la sección de Economía y Negocios del Diario El Comercio. Realizó cursos especializados en Estrategias de Márketing Digital y en Dirección Estratégica de Comunicaciones en la UPC. Con experiencia en el área de comunicaciones para diversas empresas y entidades peruanas.